Un dormitorio infantil fácil de modificar

  • DIFICULTAD: BAJO TIEMPO EJECUCIÓN: 0 HORAS PUBLICACIÓN: 07 ENERO 2010
  • 48788

Un lugar propio donde desarrollar las habilidades personales y echar a volar la imaginación, es el gran sueño de la mayoría de los niños. Con la idea desarrollada en este proyecto, no será necesario que usted sea un experto decorador para que pueda regalar a sus niños un poco más de alegría y color para incorporar en sus juegos.

Proyectos relacionados

La base de este proyecto está en dividir el dormitorio o la pieza de juegos en dos sectores:
  • Una franja baja para el primer tercio de los muros, que se pinta con "brochazos" desordenados de rodillo. Sobre esta zona se dispondrán figuras removibles, hechas en cartón grueso o madera pintada, y que los niños podrán poner o sacar a gusto.
  • Una franja más alta, ocupando los dos tercios superiores, en donde se pegan figuras complementarias pero de carácter más fijo.
 

Paso a Paso

Antes de comenzar

RECOMENDACIÓN

La idea es crear un paisaje general y diversas figuras asociadas con el tema escogido. Para escoger el tema puede inspirarse en las figuras existentes en el cubrecama, cojines o cuadros de la pieza y crear toda una historia en torno a ellas. Y a medida que los niños vayan creciendo, podrán ir renovando las figuras y los temas.
Por ejemplo, si usted elige como tema "El Circo": pintar una franja de un color llamativo sobre la parte baja del muro y otra más clara en el resto, y preparar figuras de payasos, pelotas de colores, tambores, perritos, osos, trapecios, trapecistas, etc. Si prefiere un paisaje marino, pintar de azul la franja inferior y preparar peces, pulpos, estrellas de mar, conchitas, etc.
Como complemento de cualquier paisaje, puede agregar alguna casita o un pequeño castillo; eso solo bastará para crear todo un mundo de fantasía y color para sus hijos.
1

Pintar el zócalo

  • Preparar y aplicar una mano de sellador sobre toda la superficie de los muros.
  • Definir la altura de la franja base y pintarla con brochazos desordenados de rodillo.
  • Una medida que queda "visualmente" bien, es continuar con la altura definida por el borde inferior de una ventana normal.
2

Recortar las figuras

  • Preparar figuras simples de acuerdo al tema escogido y dibujar las plantillas sobre papel.
  • Traspasarlas sobre trozos de madera terciada, Cholguán o Trupán y recortarlas con sierra de calar.
3

Pintar las figuras

  • Pintar las figuras de manera simple, con colores planos (látex o acrílicos) pero llamativos (si no se atreve a pintar algo más elaborado). Usar un sellador blanco para dar la primera mano sobre la base y aplicar los demás colores con acrílicos, esmaltes u óleo brillante.
4

Fijar el adhesivo sobre las figuras

  • Cortar trozos de cinta adhesiva doble faz y pegarlas sobre la cara posterior de las figuras recortadas.
5

Pegar las figuras sobre el muro

  • Retirar el papel de las cintas doble faz y pegarlas en la posición escogida sobre el muro.
6

El toque urbano

  • Preparar y recortar la figura de una casa, un castillo, un granero, un palacio, o lo que mejor sirva para complementar su paisaje.
7

La nota sorpresiva

  • Agregar el toque de sorpresa sobre la ventana, escondiendo detrás de ella una pequeña pizarra, donde los niños puedan escribir o dibujar. Puede pintarla con pintura de pizarrón o realizar una pizarra blanca.
  • Para abrir y cerrar la ventana y dejar a la vista la pizarra, utilizar una bisagra piano, cordón y cáncamos.

Comentarios al Proyecto

Comentarios (0)