¿Cómo fertilizar las plantas en primavera?

  • DIFICULTAD: BAJO TIEMPO EJECUCIÓN: 2 HORAS PUBLICACIÓN: 16 SEPTIEMBRE 2014
  • 20677

La fertilización a principios de primavera favorece el crecimiento de las plantas y es importante para que logren un crecimiento sano durante toda la temporada. Además, en esta época las plantas se encuentran muy activas, lo que es esencial para la absorción de nutrientes.

  

 

Haz tu pregunta aquí

Herramientas y materiales

  

Cada fertilizante tiene macronutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio) y micronutrientes (zinc, magnesio, hierro). Todos son necesarios para las plantas, porque cada uno le aporta nutrientes a las plantas. El nitrógeno ayuda al crecimiento del follaje, el fósforo fortalece las raíces, y el potasio mejora la calidad y cantidad de flores o frutos.

  

 

Paso a Paso

1

¿Usar líquidos o granulados?

  

  • Pueden ser fertilizantes líquidos o granulados, los primeros son para plantas delicadas o para aplicar a fines de la primavera, porque tienen una rápida, pero corta acción, por lo que hay que aplicar cada 2-3 semanas. En cambio los granulados se pueden aplicar desde septiembre hasta enero, para que su nutrición dure todo el verano, y su acción durará de 1 a 3 meses.

    

 

2

Descompactar el terreno

  

  • Para una buena aplicación de los fertilizantes hay que remover la tierra antes de echar el fertilizante, así nos aseguramos que llegue a las raíces. Para esto se puede usar una horqueta, hay de diferentes medidas, según trabajemos en un macizo o macetero.

  

Fertilizantes con nitrógeno:

El nitrógeno es uno de los macronutrientes indispensables para el desarrollo y crecimiento de las planta. Cuando falta nitrógeno en las plantas las hojas se ponen amarillas y dejan de crecer. Promueven el desarrollo vegetativo de plantas y flores, realza su color original, y cuando se aplican a césped intensifica su color verde. No es recomendado su aplicación en invierno ya que estimula el desarrollo de nuevos brotes que se pueden quemar con el frío y las heladas.

   
   

   

 

3

Follaje

  

  • Si queremos privilegiar el follaje verde y tupido se debe aplicar un fertilizante rico en nitrógeno, como la urea o el salitre potásico. Estos abonos tienen micronutrientes que ayudan al desarrollo integral de la planta.

  

Recomendaciones

Todos los fertilizantes traen distintas dosificaciones de nitrógeno, fósforo y potasio, que los hacen adecuados para uno u otro uso. Lo simboliza la sigla NPK, que está representada por los porcentajes de estas cantidades. Se pueden ver estas dosis en los envases de los productos.

   

 

4

Flores y frutos

  

  • Para la fertilización de arbustos o plantas con flores y frutos, se requiere aplicar uno con mayor proporción de potasio, como el salitre potásico, que favorece la floración y estimula el color de las flores.

   

Fertilizantes con potasio:

Sin este elemento, la planta no puede cumplir su ciclo normalmente. Las hojas muestran severos cambios de color que pueden ser en tonalidades amarillentas o verde muy pálido con manchas cafés. La carencia de potasio es mucho más frecuente en los suelos arenosos y con exceso de cal debido a que se lava con la lluvia y el riego continuado. La adecuada nutrición con potasio incrementa la resistencia a muchas y variadas enfermedades.

   
   

   

 

5

Plantas debilitadas

  

  • Cuando una planta no ha crecido o está débil se debe usar un fertilizante rico en fósforo, como ácido fosfórico o guano rojo. El guano rojo se puede aplicar directamente sobre la tierra, pero si se usa Superfosfato triple u otro similar hay que hacer agujeros en la tierra, porque el fósforo sólo actúa en contacto con las raíces, sino se pierde.

  

Guano rojo:

Es un producto resultante de un largo proceso de fosilización del estiércol de Aves Marinas, depositado durante muchos años en la costas del norte chileno. Gracias a la gran cantidad de materia orgánica y micronutrientes que contiene, usted puede lograr un buen efecto sobre la fertilidad del suelo. Su alto contenido en Fósforo, calcio y magnesio, favorecen el enraizamiento de las plantas y aumenta la calidad de las flores y frutos. 

 

   

 

6

Incorporar el fertilizante

    

  • Después de aplicar el fertilizante, ya sea líquido, granulado o polvo, hay que mezclarlo incorporándolo a la tierra. Por ningún motivo se debe dejar sobre el sustrato sin remover.

  

  

 

7

Regar

   

  • En el caso de los fertilizantes granulados o en polvo es necesario regar, no abundantemente, es para que las raíces puedan absorberlos.

  

 

Comentarios al Proyecto

Comentarios (0)