¿Cómo preparar el muro para pintar?

  • DIFICULTAD: BAJO TIEMPO EJECUCIÓN: 10+ HORAS PUBLICACIÓN: 22 SEPTIEMBRE 2017
  • 1444

El buen resultado de la pintura de un muro no depende sólo del tipo de pintura que usemos. El estado de la superficie es sumamente relevante, ya que entran en juego las imperfecciones que existan, lo suelta que puede estar la pintura anterior, si los poros están tapados con polvo y cuántas manos serán necesarias para alcanzar el color que buscamos.

Video del proyecto

Herramientas y materiales

Este trabajo te dejará el muro que quieres pintar en óptimas condiciones para que la pintura tenga una buena adherencia y acabado del color. No te olvides de preparar el área para pintar que incluye poner cartón y/o plástico en el piso, cubrir los muebles y asegurar la ventilación del espacio.

Paso a Paso

1

Quita las tapas de enchufes

  • Este simple procedimiento es fundamental para asegurar una buena terminación. Luego de cortar la luz desde el panel, usamos un destornillador sólo para sacar la tapa del enchufe o interruptores, no la conexión completa. Sólo en casos donde no podamos manipular el enchufe, usaremos cinta de enmascarar para cubrir la tapa. Lo más importante es nunca dejar que el resultado dependa del pulso del pintor.

 

 

2

Elimina la "pintura soplada"

  • Se le llama “pintura soplada” a las zonas donde se han generado globos de pintura en la superficie. Si se trata de un problema de humedad, debe tratarse como tal (resolviendo el problema que la genera y protegiendo con un impermeabilizante específico). Pero si ya nos aseguramos que el levantamiento es producto solamente de la calidad de la pintura, nos ponemos a raspar todo lo que esté mal adherido. Y la herramienta que usamos es una espátula. 

 

 

3

Prueba de la cinta adhesiva

  • Hay zonas en el muro donde la pintura puede no estar bien adherida, pero que es casi imperceptible para detectar con la espátula. Para resolver este problema existe el dato de la cinta adhesiva: consiste en pegar una cinta de tela resistente sobre la superficie y despegarla. Si vemos que la cinta se queda con  partículas de la pintura, por pequeñas que sea, significa que no está bien adherida y por lo tanto debemos rasparla. La importancia de este procedimiento radica en que la pintura que aplicaremos se pegará sobre esta capa, por lo que si está en malas condiciones podría afectar su adherencia.

 

4

Cubre las imperfecciones

  • Identifica si tienes agujeros que hayamos hecho para colgar cuadros o repisas, o bien fisuras en la misma capa de pintura por sequedad o fatiga de material. Si se trata de este tipo de imperfecciones las puedes reparar con pasta muro. Pero si son grietas, éstas deben ser analizadas y reparadas de una forma diferente, para eso puedes ver ¿Cómo reparar grietas en los muros?
  • Para las imperfecciones más superficiales aplica pasta muro. Se hace con espátula, esparciéndola sobre la superficie, hasta que este relleno elástico quede completamente a ras. Espera que se seque durante 2 horas.

5

Lija

  • Como corresponde en este procedimiento, se parte con una lija gruesa que eliminará las imperfecciones y se termina con una lija fina que no sólo dará suavidad a la superficie sino que “porosidad”, fundamental cuando se trata de pintura, por lo mucho que sirve para que la pintura se adhiera a la superficie.
  • El lijado se realiza sobre la pasta muro seca, y en el resto de la superficie con igual intensidad. La finalidad es igualar el muro para que el resultado sea perfectamente uniforme.
  • Es fundamental el uso de mascarilla y gafas para protegerse los ojos y las vías respiratorias de las partículas en suspensión.

6

Limpia la superficie

  • Muchas partículas pudieron desprenderse y no caer en el proceso de secado, por lo que es bastante útil “barrer” el muro. Es decir, usar una escoba limpia para pasarla por toda la superficie.

 

 

 

  • Finalmente, pasa un paño húmedo.

 

 

 

Sellador

Esta pasta es flexible, además una vez fraguada se puede lijar y pintar por lo que es muy útil para realizar arreglos y reparaciones sobre yeso, fibrocemento, hormigón, estuco, ladrillo y todo tipo de maderas.

7

Sella la unión con los guardapolvos

  • Es un problema común que los guardapolvos, cualquiera sea su materialidad, se despeguen del muro, dejando una pequeña cavidad que no aporta con la estética y que puede terminar transformándose en un nicho para insectos. Por esa razón, deben taparse idealmente con un sellador acrílico, que además de ser pintable, impermeabilizará la zona.

8

Enmascara

  • Enmascarar es cubrir las uniones con una cinta para generar una línea divisoria. Ésta es la única forma de asegurar que la unión de la pintura con la siguiente superficie sea perfecta y no quede manchada. Lo que se debe enmascarar es es el techo, el muro del lado, los enchufes, los interruptores o el guardapolvo. 
  • Un dato para pegar correctamente la cinta de enmascarar es ayudándose con una espátula y un cuchillo cartonero en los cortes. Así quedará perfectamente rectos, no se levantará ni se arrugará.

 

 

 

Cinta enmascarar

La cinta de enmascarar azul tiene la particularidad de estar hecha con un adhesivo que no dejará residuos al desprenderse. Tiene resistencia contra los rayos UV por lo que también la puedes usar en el exterior o en zonas donde llegue la luz solar.

9

Aplica el Primer

  • Este procedimiento se refiere a la aplicación de una primera capa para asegurar el máximo desempeño de la pintura que elijamos. Este Primer se aplica con rodillo y puede se blanco o traslúcido.
  • Otra de las características del primer es su capacidad para sellar los poros del muro. De esta manera, al aplicar una mano de pintura a una pared con Primer, ésta no será absorbida con la misma facilidad que si estuviéramos trabajando sobre concreto. 

 

 

 

Primer

Se ha calculado que de las cinco manos de pintura que puede necesitar un muro de concreto para alcanzar la luminosidad y precisión de un color, cuando se ha aplicado Primer sólo son necesarias dos manos para llegar a ese resultado. La capacidad adherente del Primer ofrece una superficie propicia para todo tipo de pinturas, y además asegura una larga vida útil al proceso, ya que se pegará a la pared con mucha más facilidad que cualquier tipo de terminación, antaño se usaba la técnica conocida como “aparejo”, que consistía en darle la primera mano a un muro con una pintura de baja calidad. El problema de este procedimiento es que la pintura de terminación terminaba aferrada no al muro sino que a la pintura de mala calidad, provocando un desprendimiento prematuro.

Comentarios al Proyecto

Comentarios (0)