¿Cómo restaurar un velador?

  • DIFICULTAD: BAJO TIEMPO EJECUCIÓN: 2 HORAS PUBLICACIÓN: 26 MARZO 2019
  • 1985
Es probable que todos tengamos guardado por ahí algún mueble antiguo, esperando su momento para que lo arreglemos y, ¡al fin!, lo usemos. Este proyecto te enseñará a restaurar un velador viejo de manera simple y con pocos materiales y herramientas.
Haz tu pregunta aquí

Paso a Paso

Antes de comenzar

Primero, asegura muy bien cada pieza de tu velador. Con el destornillador afirma bien las bisagras, mientras que con el martillo asegura las patas u otra pieza que puedan estar sueltas.
1

Lija la superficie

Protegiéndote con un mascarilla, lija toda la superficie del velador en el sentido de la veta de la madera partiendo con una de grano 80, luego continúa con una lija grano 100, y cuando hayan desaparecido todos los arañazos del lijado anterior, termina con una de 150.

Recomendación:

Ponte los guantes y pasa el vidrio o el cuchillo cartonero por los lugares en donde no pudiste llegar con las lijas.

2

Aspira y limpia

Usa la aspiradora para sacar los restos de polvo y pintura tanto en el velador como en tu zona de trabajo, ya que cuando tengas que pintar, puede ser un problema. Luego, pasa un paño húmedo para eliminar posibles rastros de polvo.

3

Prepárate para pintar

Toma un trozo de madera, píntalo y compáralo con el velador para saber cómo es el tono definitivo. Si el resultado te agrada, comienza a pintar; si prefieres darle un tono más natural, solo dale la terminación con la pintura protectora.

Mientras pintas, hazlo en trazos largos para que la capa sea más homogénea. Recuerda pintar siempre en la misma dirección.

Consejo:

Para mezclar bien la pintura, no agites el tarro porque pueden salir burbujas. Revuélvelo con un pincel o palito. Ten en cuenta que las pinturas están fabricadas para tener un óptimo funcionamiento bajo temperaturas entre los 10 y 32 grados Celsius, con humedad relativa máxima de 85%.

4

Protege el mueble

Una vez seco tu mueble, dale una capa de pintura protectora para resguardarlo del derrame de líquidos. Mientras lo haces, preocúpate de ir sacando los pelos que la brocha puede ir desprendiendo.

5

Instala el tirador

Cuando el velador esté completamente seco, instala el tirador de la puerta. ¡Tu mueble restaurado está listo para volver a ocupar un lugar en tu casa!

Comentarios al Proyecto

Comentarios (0)