Cómo arreglar una puerta que no cierra

Publicado el 13 Jun. 2024

  • Tiempo de ejecución 4 Horas
  • Dificultad Medio
  • 2.046 visualizaciones

¡Repara esa puerta que no cierra bien en tu casa! Sabemos que puede ser que te hayas acostumbrado a como está, pero ¿qué tal arreglarla de una vez por todas? Sigue estos 3 simples pasos y recupera su buen funcionamiento. ¡Es muy fácil, si lo haces con Hágalo Usted Mismo!

Archivos descargables

Descarga PDF

Paso a Paso

un hombre frente a una puerta listo para enseñar a arreglar una puerta que no cierra bien.

Un problema muy común en todos los hogares es tener una puerta que no cierra bien, ya sea porque la madera está hinchada por la humedad o por algún problema con las bisagras. Aprende en este sencillo paso a paso a repararla tú mismo y dale una solución definitiva a esta situación. ¡El Hágalo Usted Mismo te enseña cómo!

 

Identifica el problema

Una puerta que no cierra bien genera una molestia constante en casa por el ruido y la fuerza que hay que hacer al querer cerrarla. 

un hombre muestra una puerta que no cierra bien, ya que tiene bisagras deformadas y topa con la parte superior del marco.

  • Para reparar la puerta primero deberás identificar cuál es el origen del problema para darle una solución afín.
  • En este tutorial encontrarás 3 soluciones para 3 situaciones que pueden estar haciendo que tu puerta no cierre bien.

 

una lija, una bisagra, una lijadora roto orbital y esmalte al agua para arreglar una puerta que no cierra bien.

1. Lija para madera / 2. Bisagra / 3. Lijadora eléctrica / 4. Esmalte al agua

 

 

SOLUCIÓN 1: PARA UNA BISAGRA EN MAL ESTADO

Una de las causas por las que las puertas cierran mal son las bisagras dañadas.

se ve una bisagra en mal estado, con aparición de óxido, grietas en el metal y polvo metálico.

  • Por el uso y el paso del tiempo se pueden oxidar, presentar grietas en el metal y también puede aparecer polvo metálico por el roce constante.

 

un hombre saca una bisagra en mal estado para arreglar una puerta que no cierra bien y la reemplaza.

  • En este caso, te recomendamos cambiarla.
  • Para ello, retira todos los tornillos que sujetan la bisagra a la puerta y saca la pieza con las manos o usando alguna herramienta.
  • Recuerda protegerte con guantes. 
  • Para reemplazarla elige idealmente la misma bisagra o una que tenga las mismas características del modelo anterior.
  • Si necesitas cambiar más de una bisagra es recomendable que desmontes la puerta.
  • Rellena todos los agujeros de los tornillos en la puerta y marco de la puerta con tarugos delgados, fósforos o palitos de brocheta.
  • Así, aumentarás la firmeza de la fijación. Atornilla la bisagra.

 

 

SOLUCIÓN 2: PARA BISAGRAS DEFORMADAS

una bisagra deformada en una puerta que no cierra bien.

  • Otra causa común es que ambos lados de la bisagra no estén alineados, por lo que la puerta no funciona bien. 

 

un hombre sostiene y muestra 2 cuñas niveladoras para arreglar una puerta.

 

un hombre martilla una cuña niveladora por debajo de la puerta para levantarla y así poder alinear la bisagra deformada.

  • Pon la cuña en el borde inferior de la puerta y martilla hacia dentro. ¡No olvides usar guantes!
  • Verifica la bisagra para ver si ha quedado bien alineada. 
  • Puedes ayudarte con un destornillador manual para empujar más la bisagra y alinearla.
  • Una vez que la bisagra esté bien alineada, desliza el pasador
  • Si la bisagra vuelve a deformarse, considera cambiarla.
  • Retira la cuña del borde inferior de la puerta y listo.
  • En caso de que la deformación de las bisagras sea en mayor cantidad, reemplázalas todas.

 

 

SOLUCIÓN 3: PARA UNA PUERTA HINCHADA POR LA HUMEDAD

Por último, la tercera causa de falla en una puerta es cuando topa con el marco, ya sea en la parte superior o inferior.

un hombre muestra cómo una puerta choca con el marco en la parte superior.

  • La solución es simple: rebaja el borde para que calce nuevamente.
  • Esta situación puede generarse por un exceso de pintura o por humedad, por lo que es común en puertas exteriores, cocinas y baños.

 

un hombre marca el borde superior de una puerta con un lápiz.

  • Para solucionar este problema primero determina qué zona se ve afectada y cuánto es lo que necesitas rebajar de la puerta.

 

una puerta desmontada sobre caballetes.

  • Como en el espacio entre la puerta y el cielo no entra ninguna herramienta (en este caso), vas a tener que sacar la puerta
  • Saca los pasadores y apoya la puerta sobre un mesón o sobre un par de bancas o caballetes.

 

un hombre con una lija y una lijadora roto orbital

  • Tienes varias alternativas para rebajar la puerta: puedes usar una lija manual o una lijadora roto orbital, siempre que el desgaste que necesites hacer sea pequeño.

 

un hombre rebaja una puerta con un cepillo eléctrico.

 

esmalte al agua Kölor.

  • Ten cuidado de no pasarte de la medida necesaria. Si ves que tienes que rebajar mucho, mejor considera cambiar la puerta. 
  • Aprovecha de pintar la puerta completa con una pintura resistente a la humedad.

 

un hombre pinta una puerta con una brocha y esmalte al agua.

  • Deja secar por 24 horas y vuelve a instalar la puerta en su lugar.

 

un hombre frente a una puerta que acaba de arreglar, ya que no cerraba bien.

¡Qué bueno es tener una puerta que funciona bien! Ya sabes que reparar la tuya puede ser muy fácil con la ayuda del Hágalo Usted Mismo. ¡Hasta la próxima!

 

 

proyectos relacionados

Deja un comentario o haz una pregunta al especialista

Recuerda tratar a todos y todas con respeto.

¿Tienes dudas sobre este proyecto? Escríbenos a hum@hagaloustedmismo.cl